Septiembre

domingo, septiembre 22, 2019

Volver al mar

martes, junio 18, 2019

Hace ya casi seis meses que llegué a Barcelona, pero quizás menos de dos desde que empezase a asimilarlo por completo.

Durante el año anterior me había dejado caer dos o tres veces por aquí; y recuerdo pensar -más a viva voz que para mis adentros-, que volvería. Casi como pidiendo quedarme, casi como un anhelo; desconociendo que a corto plazo, por vueltas de la vida, se haría realidad.

Reconozco sin embargo que cuando me vi cerca de dejar Madrid, si es que eso en algún momento llegó a pasar, el Mediterráneo no entraba en mi planes.

Aún me pregunto si había realmente algunos.
Pero supongo que es a veces lo inesperado lo que nos ofrece lo que, aunque no sepamos, necesitamos escuchar.

Así que aquí llegué, un 1 de enero, con más ganas que miedo. Creo. Y 13 cajas de cartón.

El 88% de mi vida lo había pasado frente al mar; y no diré que sin aprecio, pero quizás sin echarlo tanto en falta como se esperaría cuando me tocó poner pie en la capital.

Llegar a Barcelona lo sentí por tanto de primeras simplemente como un cambio de aire. Que no de aires. O quizás también. Pero con el tiempo descubrí que, en el fondo, llegar a Barcelona supuso fundamentalmente un reencuentro. 

Con la emoción de los comienzos cuando sientes que todo es aún posible.
Con mi persona.
Y con el mar.

Ahora es cuando veo con claridad el punto de inflexión que me ubicó en esta ciudad por completo.
Y solo espero que siempre me quede ese lugar donde sentarme a mirar.

Menos pero mejor

lunes, junio 17, 2019

La casa de Dieter Rams es exactamente como te imaginas que es la casa de Dieter Rams: una referencia.


*Gary Hustwit (Objectified, Helvetica) acaba de presentar Rams, un documental excelente sobre la influencia del diseñador más allá de sus 10 Principios del Buen Diseño.

 

 
 

Wishlist, #13

viernes, junio 14, 2019

El Ecodistrito

domingo, febrero 17, 2019

Quizá ubicases Malmö en el mapa si estabas en 2009 por aquí. No diré que las influencers allí naciesen, pero sí que mucho le debe el fenómeno a la primera hornada de blogueras nórdicas salidas de entre sus gentes.

Poco más sabía yo del sur de Suecia, la verdad; por lo que cuando crucé el gran puente de Öresund y llegué a la otra orilla, todo fueron sorpresas.

Era mi primer contacto con el país, las calles eran bonitas y se respiraba calma junto a algún que otro estereotipo hecho realidad. Pero hoy lo cierto es que no vengo a hablaros de la ciudad de The Cardigans o Lisa Olsson, si no de uno de sus barrios en especial: el Ecodistrito.

Levantado en una antigüa zona portuaria, y coronado por el neofuturista Turning Torso de Calatrava, el Bo01 planea dar hogar a 30.000 familias una vez se complete el plan urbanístico que lo vió nacer. La zona, sin coches y llena de vida y bicis, se alimenta al completo de energía renovable autogenerada y presta especial atención a zonas y techos verdes que favorecen la biodiversidad y reducen la cantidad de agua a drenar por sus colectores. Los vecinos pueden trackear en todo momento sus consumos, y es que en el barrio todo está estudiado para maximizar la sostenibilidad de la zona; desde sus 14.000m2 de paneles solares y su agua regenerada, hasta los materiales reciclados con los que se erigen sus infraestructuras. En definitiva, un inspirador laboratorio arquitectónico que nos permite hacernos una idea de lo que nos deparan las ciudades del futuro.





Wishlist, #12

lunes, enero 28, 2019
 

La mudanza, y un poquito Marie Kondo, me han hecho darme cuenta de que los estampados a la larga no son lo mío.