Mi 2017 resumido en 25 canciones

domingo, diciembre 31, 2017

Dice una canción que siempre me ha gustado que nunca olvidemos que la vida no es más que una melodìa esperando a que tú le pongas letra.

Yo, 2017, lo he cantado así:


.

#Favoritos: noviembre 2017

jueves, noviembre 30, 2017
 

Ha pasado año y medio desde los últimos favoritos del mes, pero ha habido desde entonces más de cuantos aquí pudiese incluir.

1. Ya por aquellas fechas, aunque especialmente desde ese momento, me declaré fan de las bloggers/youtubers inglesas. Por alguna razón me identifico más con la visión del día a día de las británicas que con el "costumbrismo" español; y Sunbeamsjess y Zoella siempre reflejaron ese factor que yo buscaba. Gracias a una recomendación de ésta última descubrí hace apenas unas semanas a Megan Ellaby, y tanto su instagram como su canal de youtube se han ganado un hueco en mi podium de UK.
2. Noviembre también fue el mes de decidirme a probar los productos de The Ordinary, marca que  comercializa en nuestro país Deciem Spain y basa sus fórmulas en compuestos diluidos sin aditivos innecesarios. No sabría definir mi piel de forma exacta, pero me decanté por cuatro de sus productos (Rose Hip Oil, Ácido Salicílico 2%, 100% Escualeno y Niacinamida 10% + Zinc 1%) y aseguro que los resultados están siendo incluso más sorprendentes de lo esperado.
3. Por otro lado, algo a lo que me he venido enfrentando en los últimos meses ha sido el salto al so-call-adulting-24/7. Dificil a la par que emocionante. De forma ciertamente intencionada llegó a mis manos este mes el primer libro de Arden Rose, precisamente sobre este cambio vital y la forma de afrontarlo desde la visión de una millennial. Almost Adulting resultó ser para mi sorpresa más que una lectura entretenida que cubría mis trayectos al trabajo en tren. Pocas veces me había identificado tanto con las páginas de un libro. Y es que Almost Adulting habla, todo el rato y de forma muy acertada, de nuestra realidad.
4. Realidad que en las últimas semanas se ha hecho también mucho más llevadera gracias a los podcasts. Esa maravilla, ¡el gran resurgimiento de la radio! Suelo aprovechar para hacer oído en inglés y francés mientras camino, ordeno o trabajo, y mis favoritos son, entre otros: Artsy, This American Life, Crash On My Couch, Play y How I Built This.
5. Llegados a este punto, creo que hablo por muchos, y es que, ¡quién nos lo iba a decir!, ¡dieciséis años después! Independientemente del criterio musical de cada uno, se agradece que una televisión pública apueste, no sólo de nuevo por un formato así, si no que además lo haga de esta manera. Como recomendación, para aquellos que aún se hagan de rogar, decir que las clases de interpretación de Los Javis, y el repaso cultural por la historia musical del último siglo que Guille Milkyway les está dando, no tienen en absoluto desperdicio.
6. Y para terminar, dar las gracias a La Gloria de Montera, a Bazaar.. y a los restaurantes del Grupo Andilana en general, por permitir que no sea misión imposibe cenar bien en Madrid sin tener que reservar con dos décadas y media de antelación. Su política de no aceptar reservas en hora punta puede parecer de primeras un error, pero vaya si se agradece cuando un plan improvisado aparece en tu camino.

.
.

Wishlist, #10

domingo, noviembre 26, 2017

Fragments of Extinction

miércoles, marzo 15, 2017

Descubrí Rainy Mood hace años, y no me separé de él.

Fragments of Extinction es el resultado de darle una vuelta al concepto de los sonidos ambientales.
Como proyecto artístico-acústico explora la complejidad de los remotos bosques ecuatoriales que aún quedan intactos en nuestro planeta: Amazonas, Borneo, y ciertas áreas africanas.

Fruto de la presión que los seres humanos ejercemos directamente sobre los ecosistemas (principalmente deforestación y sobreexplotación), la cifra estimada de especies que caminan hacia la extinción aumenta exponencial y peligrosamente. De hecho, la tasa actual de extinción global es casi unas 1000 veces mayor de la que por naturaleza debería de ser. De los 8,7 millones de especies existentes estimadas, se predijo en el 93 que 300000 por año nos dirían adiós. Esto implica 3 especies extintas a la hora, y asusta. De todas las especies conocidas, uno de cada cuatro mamíferos, uno de cada ocho aves, y el 41% de los anfibios, están ya catalogados como especies en peligro de extinción. ¿Acaso no es ésta la más silenciosa catástrofe de nuestro tiempo? Este continuo ecocidio está silenciando para siempre el increíble coro de sinfonías naturales de los que hasta ahora nunca habíamos podido disfrutar. O al menos no desde nuestra propia casa.

Las grabaciones de Monacchi y su equipo nos abren las puertas a una perspectiva única de tan variados ecosistemas en los que las vocalizaciones de los animales contribuyen a la creación de uno de las más ricas (y relajantes) músicas de este nuestro planeta.

La herencia sonora de millones de años de evolución se está desvaneciendo en un abrir y cerrar de ojos. Oojalá no sea demasiado tarde ya para actuar.


.

#Cahiers du Cinema: Land of Mine

sábado, marzo 11, 2017
Vi Land of Mine en noviembre de 2015; formaba parte de la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Gijón. Fui sola, y al llegar a casa tuiteé: "No puedo dormir porque he visto una peli muy buena y no dejo de pensar en lo buena que era la peli que he visto".
.
Título Original / Under Sandet
Género / Bélico - Drama
Director / Martin Zandvliet
Guión / Martin Zandvliet
Año / 2015
Duración / 101 min.
País / Dinamarca
.
 
 

Sinopsis /  La guerra no acaba cuando se firma la paz. Cuando Alemania se rindió en 1945, en la costa occidental danesa comenzó otra dura batalla: la de los jóvenes soldados alemanes que fueron obligados a retirar miles de minas plantadas en la arena por el ejército nazi. Zandvliet muestra el maltrato infligido a esos prisioneros, un oscuro episodio de posguerra poco conocido. (FILMAFFINITY)


Descubrir su nominación a los recientes Oscars en la categoría de Mejor Película Extranjera fue una muy grata sorpresa.
Ayer viernes se estrenó en España, "os gustará si os va el cine bélico, los tonos ocres, las versiones originales y llorar mucho".
De eso también dejé testimonio en Twitter.










 .

#35mm: Norte y Sur

viernes, marzo 10, 2017
 

Dice mi madre que están descoloridas, pero creo que esa es justo la razón por la que me gustan tanto. 
Minolta F35 Big Finder

*Fotos tomadas en: Paseo de Begoña (Gijón), Invernadero de La Arganzuela, Real Jardín Botánico de Madrid, Sevilla, Córdoba, Sinariega, Granada, Pueblos de Moclín, Ribadesella, Cabo Home, Praia de Melide, Mina La Camocha, Puerto deportivo de Gijón.












.

#PorraOscars2017

domingo, febrero 26, 2017

Este año he llegado justa y hoy me he visto dos. Del tirón.

.
.

Multicolored palette portraits

martes, enero 31, 2017

Hacía tiempo que una pintura no me sorprendía tanto.

Salman Khoshroo, nacido en 1983, graduado en Arte Digital, y con una vida a cuestas entre Nueva York, Irán y Australia, presenta mediante esta inusual técnica artística figuras de gran tamaño que parecen cobrar vida fuera del óleo.

El nexo perfecto entre abstracción y figurativismo.




 .
 .

Magical Girl

Magical Girl, dirigida por Carlos Vermut, fue con seguridad una de mis películas favoritas de 2014. De hecho, posiblemente una de mis películas españolas favoritas de todas cuanto he visto.
.
Continúo así con éste de Barbara Lennie mi ¿serie? de dibujos a boligrafo BIC.

La mentira de las bombillas de bajo consumo

jueves, enero 19, 2017
Escribí este artículo en 2015 para mi clase de Ecodiseño tras el visionado del documental “Bulb Fiction” (2011, Christoph Mayr). Ayer me reencontré con él, y no quise volver a dejarlo abandonado en la carpeta de textos de la universidad.

 
¿Qué creemos que compramos cuando decidimos pagar por una bombilla de bajo consumo? Seguramente aspiremos simplemente a llevarnos una bombilla que aun resultando cara en tienda no dispare la factura de la luz (por lo que a largo plazo termina por resultar rentable). Sin embargo, ¿qué nos llevamos realmente? Para ignorancia de la mayoría: un riesgo añadido que afecta directamente a la salud.

Nos alegaron que la desaparición de la clásica bombilla incandescente se debía únicamente a un plan de reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, y sí, de hecho éstas se ven reducidas en un 20%-30%, pero aunque de primeras parezca un gran cambio, queda lejos de ser la panacea; tan sólo supone un 0,4% del total, queda mucho por hacer. De lo que nadie nos habló es de que lo nuevo no siempre es sinónimo de mejor. Al menos no en todos los aspectos. ¿Para el medio ambiente? Aparentemente sí, pero ¿hasta qué punto estamos dispuestos a comprometer nuestra propia vida por ello? El nuevo modelo de bombilla contiene mercurio en cantidades no tan reguladas como deberían, como si el mundo no hubiese escarmentado lo suficiente con tragedias como la de la bahía de Minamata.. Y lo peor, es que por desgracia parece ser que no.
 
El mercurio (Hg), al igual que cualquier otro metal pesado, posee efectos acumulativos; y en el caso concreto de su contacto con el organismo, queda atrapado en una cárcel en la que los peor parados son los barrotes. Las afecciones al sistema nervioso son severas aun hablando de pequeñas cantidades y sin embargo al tratar productos que lo contienen se anteponen las necesidades de producción a los riesgos sanitarios. Aunque nos hayan hecho creer que sí, lo cierto es que ni la marca de Conformité Européenne ni los límites admisibles establecidos (5mcg para el caso) nos garantizan la plena seguridad. O al menos no toda la que podrían, y qué menos deberíamos exigir, ¿no? Pero nos encontramos ante la historia de siempre, la que afecta de igual forma a tantos otros temas, y es que Europa está dominada por intereses empresariales, los cuales -sorpresa- responden principalmente a aspectos económicos.

Para más inri, ni siquiera existe un protocolo de actuación adecuadamente extendido para desechar correctamente y sin impactos añadidos las luminarias de bajo consumo, yo misma he podido comprobarlo: “Tranquila, aquí nos ocupamos” mientras lanzaban la bombilla a un cubo común.

Por tanto, que las bombillas tradicionales se desestimaron por razones energéticas nos lo han dejado claro, pero poco sabe la conciencia pública acerca de la verdadera razón por la que se impulsó con tanto ímpetu el cambio a pesar de lo ya conocido sobre el mercurio. Aunque podemos imaginarlo. El hecho de que la decisión no fuese votada en sede parlamentaria si no decidida sencillamente por un comité en el cual un porcentaje de los miembros pertenecía a empresas líderes del sector, suficientes como para que el aroma a negocio influyese cuidadosamente en las decisiones políticas sin saltar las alarmas del soborno, ya nos debería hacer sospechar. Aunque a decir verdad nada de esto es novedoso; se lleva décadas reduciendo intencionadamente la duración de la vida media de las bombillas. Ah, la famosa obsolescencia programada. Y es que si bien la clásica incandescente transformaba el 95% de la energía en calor, ¿no hubiera sido más inteligente desarrollar una estrategia alternativa que aprovechase esa pérdida mediante una técnica más eficiente?

Pero vaya, como siempre, “parece que quienes se han puesto gafas políticas han perdido de vista la realidad”. Será que habrá que hacerse más a menudo la pregunta de por qué la bombilla del cuartel de bomberos de Livermore, California lleva encendida desde 1901 y la nuestra no.
.
.